septiembre 09, 2009

Como si la vida fuese un jarron.

Siento que hay cosas que se escapan de las manos, asi como un jarron, como si estuviesen aceitadas, y que buscas atraparlas antes que se caigan y rompan en mil pedazos... pero a los segundos estas lamentandote no haber sido mas precavida. Y una vez que se rompe en mil pedazos, no hay forma que vuelva a ser tan autentico como era antes... ahora tendra rajaduras, pegamento, enmiendos. Pero tal vez la vida sea cuestion de resistir cuantos mas golpes puedas, y cuantas mas manos aceitadas tengas.
El problema es si llegas a perder una pieza y no puedas armar completamente aquello que se te ha caido. Porque ahi si, que vas a tener que buscar con que llenar ese espacio, y bien sabes que no va a ser lo mismo.
Bueno, en este preciso momento tengo una enorme pieza perdida en un rincon del mundo... se donde esta, pero ya no me pertence.


Como si la vida fuese un hilo. (RIDICULO, PERO ME ENCANTO)
Hagan la prueba. Tomen un hilo, no importa el largo, e imaginen que es su vida. Ahora, hagan un corte en alguna parte del hilo, e imaginen que ese es uno de los grandes problemas que han tenido en su vida. Dicho corte, represantara cada caida, cada falla, cada detalle por mas minimo que sea, con el que tuvieron que tomar decisiones para seguir adelante. Una vez que hayan tomado dicha decision, la vida continua (y mientras tanto, tambien!), por lo tanto, aten los extremos de los hilos cortados. HE AQUI LA SOLUCION.
Procedan a hacer repetidas veces lo mismo a lo largo del hilo. Se encontraran con que al final, el hilo resulta ser muchisimo mas corto de lo que solia ser. Pero a la vez, tiene miles de nudos, miles de soluciones, miles de aprendizajes. Si se dieran cuenta que tan corta es la vida, pero todo lo que puedes aprender en el trancurso, tal vez no pensarias tanto en cuantos centimetros debe medir el hilo inicial.